Fisioterapia después de la remoción del molde de tobillo

Una fractura de tobillo puede producir una pérdida considerable de movilidad funcional. Una vez que la fractura se ha curado, la mayoría de los médicos remiten a los pacientes a la terapia física, que después de la eliminación del yeso es un paso vital para la recuperación total. La terapia física después de una fractura de tobillo puede acelerar el proceso de curación al disminuir el dolor y mejorar el rango de movimiento para ayudarle a regresar plenamente a sus actividades de la vida diaria.

La Evaluación Inicial

Después de que su molde de tobillo sea removido, su médico le permitirá colocar más peso en su tobillo, que puede sentirse rígido, dolorido y débil. Por razones de seguridad, su médico puede requerirle que continúe usando muletas o un andador. El fisioterapeuta evaluará completamente la fuerza, rango de movimiento, dolor e hinchazón. Basándose en sus hallazgos, construirá un plan de tratamiento. El tratamiento varía según la gravedad de la fractura, los objetivos del paciente y los niveles previos de función.

Fuerza y ​​rango de movimiento del tobillo

El ejercicio para aumentar la fuerza y ​​el rango de movimiento es un elemento principal de la terapia física en un entorno clínico. El objetivo de los ejercicios es fortalecer el hueso y el tejido muscular que rodea el tobillo. La terapia se centrará en el tobillo, pero también podría incluir ejercicios para las caderas y las rodillas. Cuando seas capaz, se agregarán ejercicios de peso más alto, y tu fisioterapeuta también te dará instrucciones para hacer ejercicios en tu casa. Siga las instrucciones cuidadosamente y haga preguntas si no está seguro de cómo realizar un ejercicio o si experimenta más dolor de lo habitual.

Conseguir la marcha atrás

El entrenamiento de la marcha será necesario después de una fractura del tobillo. El fisioterapeuta le instruirá sobre cómo caminar correctamente y eficientemente con muletas o un andador mientras trabaja para recuperar el rango completo de movimiento. Las actividades fáciles, como transferencias de sentarse a estar, subir y bajar de un coche o subir escaleras pueden ser muy difíciles cuando se camina con un dispositivo de ayuda. El fisioterapeuta le mostrará cómo realizar estos movimientos con seguridad y competencia, y eventualmente le ayudará a progresar a caminar de forma independiente.

El manejo del dolor

Un fisioterapeuta puede utilizar una variedad de medidas terapéuticas para facilitar la reducción de la hinchazón y el dolor. El calor, el hielo, el ultrasonido, la estimulación eléctrica y la acuoterapia pueden utilizarse por separado o en combinación entre sí. La movilización articular y el masaje también pueden ser beneficiosos si se ha formado tejido cicatricial.